Y el más sexy es...

Y el más sexy es…

Y el más sexy es… Hubo un tiempo en que los móviles no eran todos iguales, quiero decir, no tan parecidos. Algunos eran pequeños y manejables, otros grandes y complejos, algunos otros resultaban futuristas y cinematográficos y algún que otro, pesado y feo. Pero sin duda alguna, en esa época, pudimos encontrarnos con verdaderos futuros…